reproduccion-asistida

fertilización in vitro - icsi

Bienvenidos al tour de fertilización in vitro. Este tour está destinado a guiarla a través de un ciclo de FIV exitoso y a ayudarla a entender los pasos básicos que deberá atravesar para lograr el embarazo. Si tiene alguna duda con relación a estos pasos no dude en contactarse con nosotros.

¿Qué es la fertilización in vitro?

Literalmente significa “fertilización en un vidrio”. La FIV comprende varios pasos: se estimula a los ovarios de la mujer con medicamentos para la fertilidad para producir un número de óvulos maduros. En el momento adecuado los óvulos son recuperados de los ovarios por succión (aspiración) a través de una guía transvaginal que es introducida dentro de los ovarios; los óvulos son fertilizados en una placa de Petri en el laboratorio, con el esperma de la pareja o de un donante; y posteriormente los embriones son transferidos al útero.

Tratamiento con medicamentos para estimular la maduración de varios óvulos

Estos medicamentos para la fertilidad contienen una hormona, llamada FSH, que es administrada en forma intramuscular o subcutánea. Existen diferentes protocolos de estímulo para producir la mejor calidad y cantidad de óvulos.

Monitoreo del tratamiento para medir el crecimiento de los folículos, individualizar la dosis del medicamento y prevenir efectos secundarios serios.

Recolección de los óvulos, generalmente bajo anestesia local y sedación profunda (como estar dormida), que dura 20 a 30 minutos. Luego del procedimiento la paciente permanece internada durante 3 a 4 horas y es dada de alta. Se coloca un transductor vaginal con una aguja de punción adherida, por medio de la cual se aspira el contenido de los folículos (líquido). Este líquido es enviado al laboratorio biológico inmediatamente para reconocer y separar los óvulos para la inseminación.

Muestra de esperma que se proporciona el mismo día de la recolección de los óvulos. La muestra puede obtenerse en forma natural o por aspiración del testículo (TESE) o del epidídimo (PESA).

Fertilización

Los óvulos son inseminados con la muestra de espermatozoides. Esto da inicio a una cascada de eventos que finaliza con la fertilización del óvulo, también llamado cigoto o embrión, el estadío más temprano del ser humano en desarrollo.

 

Transferencia de embriones

Los embriones son transferidos al útero (generalmente dos, tres y hasta 5 días después de la fertilización) utilizando una cánula. Esta es  flexible y está diseñada para sortear el cérvix. Es una intervención menor que raramente requiere anestesia o sedación (es muy similar al procedimiento de inseminación intrauterina). 

 

Los avances del laboratorio de in vitro han permitido que se pueden dejar crecer los embriones hasta el estadío de blastocisto. La principal ventaja de la transferencia de blastocisto es que permite disminuir la incidencia de embarazos múltiples de más de mellizos en forma sustancial. Luego del procedimiento la paciente es dada de alta.

Imagen demostrando la inserción de la cánula en el interior del útero (a través del cérvix) para depositar los embriones.
El otro avance de la tecnología de la reproducción consiste en la criopreservación de embriones (vitrificación). Si el embarazo no ocurre, las pacientes pueden volver en otra oportunidad para transferirse los embriones sobrantes.

Los días que siguen a la transferencia embrionaria, cuando el embrión comienza a desarrollarse y se implanta en el revestimiento del útero, corresponden a la fase lútea. La progesterona, una hormona natural, ayuda al desarrollo del revestimiento uterino y al mantenimiento del embarazo. El suplemento de progesterona es administrado por boca o vía vaginal, en forma de óvulos o gel.

Prueba de embarazo

Al final de la fase lútea se realiza un test de embarazo. Una vez que Ud. está embarazada, continúa con la medicación hasta pasada una semana de su segunda ecografía (aproximadamente a las 10 semanas de embarazo). En ese momento individualizamos la conducta a seguir, dependiendo de su edad, del tipo de embarazo, y de su estado general. Le sugerimos continuar con su obstetra a partir de la semana 10 de embarazo.
Si no ocurre el embarazo, Ud. debería hacer una cita para reveer el ciclo y hacer planes para el futuro. Esta consulta de seguimiento es muy importante para todos.

El ciclo completo de FIV, desde la menstruación (fecha de la primera ecografía, también llamada ecografía basal) hasta la punción y transferencia, lleva unos 12 días aproximadamente. A esto hay que agregarle dos o tres días de reposo.

Somos especialistas en Medicina Reproductiva y tenemos una larga e importante trayectoria proporcionando los mejores resultados a nuestros pacientes

DISEÑADO Y DESARROLLADO POR

econsultora_Blanco_ok.png
Capa 0

Institución afiliada a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires